UNA GRAMOLA CON ESPECIAL AROMA

Lo que intuís es cierto. Tengo hordas de seguidores al más puro estilo “Bienvenido Mr Marshall”. Me cuesta ponerlos en orden y concierto. Se amontonan, de momento no se amotinan. Me leen en su remanso. Comentan sin descanso. Aprovechan cualquier oportunidad para conmigo disfrutar. Y yo… sin enterarme…

Mantienen cubierto, con un manto de silencio, lo grato que les resulta formar parte de esta mi privilegiada fracción, a la que recibo con fanfarria y alfombra roja, cada vez que tengo ocasión.

Cuando hace escasos meses la generalidad era aún más silente, unos pocos en solitario se distinguían. Algunos de manera ruidosa, como la mía, que siempre entro como un elefante en una cacharrería. Otros discretos y sencillos, agazapados detrás de un visillo.

Pero los veo y los vigilo y me pregunto, apretando los dientes, si la curiosidad inocente se convertirá en apego permanente.

Mis ojos, tan torpes como entusiastas y a los que les encanta tirar de nostalgia, quieren creer que sí.

Con mi seguidora número 5 sí.

Nuestras vidas tienden a superponserse y quizás fue eso lo por aquel tiempo, cuando yo tenía sólo cuatro locos seguidores, le hizo autoproclamarse la quinta. Desde entonces, ella sí o sí es a mis seguidores lo que Chanel nº5 a los perfumes. De las que perduran a lo largo de este camino que tiene como una de sus múltiples glorias el sentimiento de saberse leído. Amén de haber resultado una herramienta de desahogo y conquista bastante interesante.

No sé si la paciencia, pero desde luego la efervescencia mueve montañas. Mi hijo “con-don” y mi viernes efervescente a mi la trajeron.

Y aunque a veces su aroma desaparezca, la esencia del perfume siempre queda. Tan sólo una minúscula gota vuelve a destapar una fragancia tan especial.

Hoy, mi querida Amelie, mi moneda de la gramola va por ti. Desde hace mucho tiempo te la mereces. Porque ambas sabemos lo que es pasar por esos momentos que te hacen decir, “hasta aquí; ahora veo los toros desde la barrera”.

Esta canción me fascina, por cómo suena, por lo que dice y por el aroma que desprende… a Amelie…

 

One Thought on “UNA GRAMOLA CON ESPECIAL AROMA

  1. Vicente Alemán Herclla on 11 febrero, 2016 at 10:18 pm said:

    Mejoras constantemente… ¡Y yo me alegro mucho!
    Un beso enorme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation