LA FIDELIDAD HOY ES NÚMERO PAR EN NUESTRO VIERNES CON COCKTAIL&CANCIÓN

Woke up this morning feeling fine
There’s something special on my mind
Oh yeah, something tells me I’m into something good

Hay mañanas en las que me levanto y, como dice la canción, me siento bien; algo me dice que estoy metida en algo bueno… porque sé positivamente que ellas están ahí, así me lo manifiestan, con timidez y mesura.

Nuestro corazón no es sólo intrínsecamente internacional por los miembros de nuestra familia, sino también por los que nos rodean. Entre Madrid y Buenos Aires hacemos escala en dos familias cuyos corazones se encuentran a caballo entre Madrid y Panamá, la primera, y Valencia y México la segunda, en la que además cambian de residencia entre EEUU, Madrid y Sevilla.

Refiriéndonos al primero de los clanes, Marta (conocida como Pano) es madrileña de nacimiento y canaria de corazón. Está casada con un piloto cuyo carácter sureño le lleva a tener afinidad con el mío (me refiero a mi esposo, no mi carácter sureño, del que sólo hago gala por ser una tortuga). En ella se ve materializada la expresión que todas las personalidades de las generaciones de nuestras abuelas ensalzaban, de verano en verano, como la mejor de las cualidades y características personales: “¡anda, cómo ha crecido la niña! ¡Qué alta y que guapa está! Así es Marta, tan alta como guapa y con una simpatía y naturalidad que le hacen llevarse de calle cada corazón internacional con el que topa. Porque otra cosa no, pero desde la cuna mama la internacionalidad como quien veranea cada año en un puerto.

Y como ella es tan alta y tan guapa y una mujer con arrojo donde los haya, ya se ha encargado muy mucho de adiestrar a sus genes para que fueran dominadores a la hora de moldear su descendencia, lo que ha originado tres varones de guapura supina que en unos años les convertirá en auténticos conquistadores.

Nuestra segunda familia de hoy se encuentra capitaneada por mi querida Amparo, casada con un mexicano, que como mi argentino, tuvo la gran suerte de sentar base en la madre patria abducido por la dulzura personificada de esta gran mujer. Además de contaros que son guapos, simpáticos y un añadido sinfín de calificativos estupendos, si os tuviera que decir algo característico de ellos es que, teniendo muchas cosas en común con nosotros, la más representativa es que han tenido la boda más bonita a la que he asistido nunca como invitada y no parte implicada. Su internacional corazón está ocupado por dos morenos lindos, relindos y graciosos a más no poder.

En ocasiones he comentado cuán maravilloso es el azar, que también quiso poner a esta especial pareja en nuestro camino para dejarnos experimentar lo que es el fiel reflejo de la propia realidad y la identificación personal.

Con vosotras y vuestros ánimos y comentarios, mis fieles seguidoras, los días que escribo en mi querido espacio me levanto sonriendo y pensando que las señales me dicen que me he metido en algo bueno con esta tarea.

Porque sigamos compartiendo nuestras realidades, diferentes pero tan cercanas a veces. ¡Brindemos por los sentimientos compartidos, con nuestros corazones internacionales, con una chicha panameña y un tequila mexicano en la mano!

chicha y tequila

¡La energía positiva que transmite esta canción es la que me llega desde vuestras aportaciones! ¡Va por ustedes!

EL TRABAJO DE DAR BESOS EN EL TRABAJO

Tirando de refranero nos encontramos con aquél que dice, allá donde fueres, haz lo que vieres. Y si así lo hiciera, en caso de tenerme que ir a trabajar a Argentina, me vería en la tesitura de ir preparando mis mejillas y morros para dar y recibir, a partes iguales.

En uno de mis viajes a Buenos Aires, estando en el aeropuerto ubicado en el centro de la capital y esperando en la cola de facturación, presencié una escena pintoresca y peculiar a mis extranjeros ojos, que aún a día de hoy sigue llamando mi atención cuando voy. Justo coincidía el cambio de turno del personal de tierra. Los empleados del siguiente tramo horario llegaban, además de frescos como lechugas, airosos como solo los argentinos saben, con ese aplomo arrollador que ya me gustaría para mí. Lo siguiente en acontecer no fue un cambio de turno normal, automatizado, breve o discreto. No, fue todo lo contrario. Tanto los que estaban como los que llegaban se recibían con una afectación y entusiasmo como nunca antes había visto. A la par que se proclamaban un amor incondicional, preguntándose por cómo les iba a todos los miembros de su familia, en lo que habían empleado el tiempo que habían estado separados desde la jornada anterior o cómo habían llevado la mañana, se plantaban un beso en la mejilla (en Argentina sólo se da un beso); pero besando de verdad, no cachete con cachete, como simulamos aquí cuando se trata más de un ritual que de un contexto familiar. Y lo curioso del asunto no es tanto la escena en sí misma, puesto que a todos nos pueden pillar en un momento de máxima efusividad (cumpleaños y otras fiestas de guardar) sino su periodicidad, que no es otra que diaria y repetida en tantos turnos como haya.

Al parecer no es una práctica extendida en el cien por cien de los gremios, pero desde luego en los que yo he tenido oportunidad de catar como “pseudoturista” sí. Cafeterías, supermercados, tiendas, restaurantes y demás entran en el lote de los besucones.

Digna de alabanza y loa es la paciencia de los que esperan, con inamovible sonrisa, hasta que tan lisonjero ceremonial llega a su fin.

La verdad, que bien pensado, lo de dar besos a diestro y siniestro es una máxima muy presente en nuestra filosofía de vida Entre Madrid y Buenos Aires, quizás llevarlo a la práctica laboral (a la que en ningún momento me refería) a lo mejor nos volvería más amables, capaces de mantener un trato más cordial entre compañeros o con la gente con la que nos relacionamos, o al menos estéticamente más cordial. Porque los españoles, en comparación con los argentinos, somos más rudos y secos (es lo que tiene ser europeo y compartir continente o moneda con los alemanes, entre otros).

Pero en este caso particular, prendo el modo visualización mental y lo de verme besando a mis compañeros de trabajo todos y cada uno de los días del año, y sin nada que objetar a los susodichos, se me antoja, cuanto menos, desalentador; literalmente me quedaría sin aliento.

Tengo un carácter latino de los que sustentan su generalizada fama; soy besucona y cariñosa como la que más, pero yo es que lo de los tocamientos y los besos lo dejo para la intimidad. Y como hay quien duda de la nacionalidad de mi marido, porque no habla, no bebe mate, no le gusta el tango y lo de los besos no va tampoco mucho más allá de su círculo más cercano, pues creo que él lo llevaría peor.

Pero oye, quizás todo es empezar, quien sabe, a lo mejor le “cogeríamos gusto al asunto”. Es lo que tienen los besos.

beso

Premio entre blogs: premio Dardo

Premio Dardos - Entre Madrid y Buenos Aires

Hace un par de semanas recibí un correo que me avisaba de una grata concesión, la del premio Dardos, por parte de Belén, creadora de un blog precioso que se llama Oh my mum!

Buceando por la red encontré este texto, que creo recoge a la perfección la filosofía del premio.

“El origen del premio Dardos permanece en la oscuridad, sin embargo se han rastreado las primeras menciones tanto en Portugal como en Brasil. El premio es otorgado en reconocimiento a valores personales, culturales, éticos y literarios que son transmitidos a través de una forma creativa y original mediante la escritura. La insignia fue creada con el afán de promover la hermandad entre bloggers, mostrar cariño y gratitud por añadir valor a la blogosfera”.

Somos muchos/as y variopintos/as. Cada uno aporta su valor, su punto personal. La diversidad es sinónimo de riqueza y fomentarla a través de la promoción de nuestros espacios me parece una gran idea. Muchas gracias Belén, por hacerme partícipe.

Y siguiendo los requisitos para la recepción y apropiación, no indebida, del premio, enuncio las 11 cosas sobre mí, pese a que este tipo de tareas me cuesta muy mucho hacerlas…

1.- Mi color preferido es el verde
2.- No sé andar con tacones
3.- Cada vez me gustan más la primavera y el otoño
4.- Miedosa es mi tercer apellido
5.- Mi comida preferida: las croquetas
6.- Mi grito guerrero: No sin la música!
7.- Dejad que los niños se acerquen a mí
8.- Lo que más valoro: que me hagan reír
9.- Soy lenta y pausada para todo en general y para hablar en particular
10.- El espíritu hollywoodiense invade mi ser
11.- Mi sueño: Cual Meryl Streep… yo tenía una granja en África a los pies de las colinas de Ngong, pero tengo un marido urbanita que se estresa en una playa sin chiringo o sin un kiosko de prensa cerca

Teniendo en cuenta que uno de los objetivos es dar a conocer blogs que entiendo son más novedosos, o al menos no acumulan tantos seguidores como los extraconocidos por todos, y que, como ya he dicho, soy lenta, y lo que para unos lleva años siendo conocido para mi es todo un gran descubrimiento… ahí van mis nominados:

Pacto de tres
Las historietas de mamá
Mucho más que dos
Buscandoestelas
Menos mal que soy de geminis
Sosunny
Bubbles on my planet
Superkitina
Vero Palazzo
Mums and kids in Madrid
Sayimadreamertt
La historia de Jan
Iverina
Mi chupete favorito
Entre Madres

Y las normas para que obtengáis el premio serían las siguientes:

-Poner la imagen del premio en el blog.
-Mencionar y enlazar al blog que nos ha otorgado el premio, agradeciéndole por el mismo.
-Otorgar el premio a 15 bloggers, avisándoles personalmente que han sido nominados.
-Visitar los blogs de los demás nominados, ya que lo que se pretende es dar a conocer otros blogs para que estos crezcan.
-Responder a las 11 preguntas que te haga la persona que te nominó.
-Realizar 11 preguntas a los blogs nominados o pedirles que te cuenten 11 cosas sobre ellos.

Igual que hizo Belén conmigo, para recibir el premio os invito a los nominados-premiados a contarme 11 cosas sobre vosotras y vuestro blog.

 

 

IL TAVOLO VERDE

El azar es un gran aliado. Esa baza que arroja luz y sorpresa en nuestras vidas y que incluso aboga por hacer descarriar de su camino al mayor de los pesimistas…

Aprovechando un fin de semana de estallido del buen tiempo aquí en el hemisferio norte y que estábamos de cuasi novios ejerciendo sólo de padres de uno, decidimos salir a correr las calles de Madrid. No sabíamos entonces que el azar nos acompañaría y pondría en nuestro camino uno de eso lugares y una de esas historias bonitas de verdad.

Tras caminar largo y tendido la llamada de la naturaleza quiso que nos asomáramos a las puertas de IL TAVOLO VERDE, un lugar único donde se mezclan la calidez de una cafetería y la solera de una preciosa tienda de antigüedades, que igualmente, por azar de la vida, resulta ser uno de esos lugares donde poder tomarse una lágrima en condiciones…

Leo y Martina, junto con sus dos hijos, son el alma de algo que, por lo poco que pude percibir, es más que un negocio; es una filosofía de vida. Leo es argentino y Martina española, así que como nosotros, son una pareja con espíritu “Entre Madrid y Buenos Aires”.

Martina no pudo ser más encantadora. Le sacó a mi pequeño un cesto lleno de juguetes de sus hijos. En Il Távolo Verde los niños son bien recibidos.

No precisa mayor descripción lo que a vuestros ojos aparece como una incuestionable condición…. Dicho esto y que una imagen vale más que mil palabras os dejo las instantáneas del lugar.

Estuvimos tan a gustito y tan relajados que sólo el destino quiso que nos olvidáramos de cambiar el pañal al pequeño durante horas y no nos diéramos cuenta más que cuando al levantarle en brazos después de un buen rato (pero bueno) en la silla, comprobáramos que estaba totalmente empapado. Pero yo no soy una mala madre y mi marido seguro es un buen padre. Todo es fruto del azar…
16
Continue Reading →

Embarcamos

Tanto en España como en Argentina, se considera el martes 13 un día de mala suerte. El refrán “en martes, ni te cases ni te embarques” explica, en parte, esta superstición. Aun no siendo 13, aquí estoy, dispuesta a embarcarme en esta aventura del blog en un martes 7 de abril de 2015. De esta forma, si al cabo de un tiempo esto no cuaja y se me da fatal, siempre podré echarle la culpa al martes…

Así que aquí estamos y así nos manifestamos