UNA GRAMOLA PARA RECORDAR

El poder de la mente me fascina, a la par que aterra.

Es bastante curioso cómo a la hora de construir nuestros recuerdos tendemos a mezclar lo real y lo ficticio. A vestir nuestras reminiscencias con ropajes de la imaginación. No lo digo yo, lo dicen acreditados profesores de psicología de la Universidad de Londres.

Resulta que todas las vestimentas de gala con las que ataviamos las memorias dependen, por completo, de nuestro subconsciente más temprano, el de la etapa como infantes menores de seis años. A partir de esa edad se toma más conciencia de uno mismo y los recuerdos son más fiables y duraderos. Pero antes, el inconsciente moldea incluso lo que somos incapaces de recordar. Continue Reading →

LA TEORÍA DEL TODO EN LA GRAMOLA

La historia se escribe a base de enigmas.

A mi modo de ver, uno de los que más enjundia tiene es el de por qué alguien escribe un blog. He leído y escuchado muchas explicaciones y, honestamente, ninguna me convence al cien por cien. Al mismo tiempo que no alcanzo a reconocer en mis propias carnes únicamente una de todas las dichas, encuentro muchas más de las que algunos críticos de esos que abundan en la blogosfera se aventuran a conjeturar. Continue Reading →

EFEMÉRIDES Y OTRAS EVASIVAS

Lo de las coartadas pintorescas para no publicar comienza a ser una excusa de lo más manida en esta mi tarea de ser madre, trabajadora, bloguera y no morir en el intento. Ya puedo desplegar todo mi arsenal lingüístico y presentar la realidad envuelta en armiño y seda que sirve de poco y nada para ocultar lo que menoscaba mis propios aprecios, que nos es más que la tesis de que soy una bloguera de pacotilla a la que la pereza (o House of Cards) gana la batalla. Continue Reading →

DE LA INSPIRACIÓN A LA ESPIRACIÓN

No hace falta entender la inspiración como algo sobrenatural que azarosamente nos ilumina. No hace falta hacerlo cuando nos roza de cerca. Y no sé a vosotros, pero a mí me abraza cada día. Fuertemente. A cada costado que miro.

Me giro a un lado y tengo en mi mediana la encarnación más viva de la inspiración. Un corazón capaz de sentir con tanta intensidad, incluso lo incierto, que hace temblar los cimientos de la cordura.

El movimiento de su platina melena al viento, su seductora caída de ojos, la sonrisa engatusadora y unos movimientos pausados y medidos hasta la exageración, no pueden enmascarar la artista que lleva dentro. Tiene sobradas cualidades para interpretar a la más desdichada Vivien Leigh o a la más inocentona Doris Day en sus encasillados papeles de rubia coqueta, dinámica y pizpireta cantando sin parar. El último hit de mi estrella particular, que ha llegado incluso a las aulas, es el ideado por su padre como “leitmotiv” para seguir haciendo de mi pequeño un gran hombre: “en el Caribe, ya no hay bibe”. Con soniquete, es una frase muy pegadiza y estimulante. Os lo garantizo. Y ella la voz más sobresaliente de mi terceto. En calidad, alguna que otra duda me asalta; en intensidad, ninguna.

Luego resulta que tan magno “artisteo” de mi descendencia es herencia genética de mi espíritu hollywoodiense… pero en fin… Continue Reading →

FESTEN, LA CELEBRACIÓN

Las excusas son malas o buenas. No suele haber término medio. Pero sí extremos. Hay excusas que son sublimes. Sin ir más lejos, la que voy a utilizar como justificación para haber abandonado mi insigne espacio un tiempo más dilatado del que acostumbro.

Cuenta la leyenda que tener un argentino en casa es, según una de sus expresiones favoritas, como estar de joda todo el día. Son divertidos. No hay duda. Bien lo sabe hasta la publicista más ingeniosa, no quedándole más remedio que sucumbir  ante la irrefutable realidad que les corona como reyes de la comunicación. Tampoco cabe vacilación respecto a su rol de románticos embaucadores capaces de desprestigiar las labores del más convencido Romeo. Ni que decir tiene que son dueños y amos en el arte de celebrar con pompa y boato. Son únicos a la hora de alzar la copa sin desánimo, brindando por todo y por nada. Cualquier excusa es buena para empinar el brazo al son del chin-chin. Verbal, no el procedente del sutil roce entre las copas. No callan ni para eso. Y si compartes mesa con argentinos es preciso estar preparado para afrontar un brindis de surrealismo sin fin. Al menor descuido brindarán hasta por tu abuela, a la que no conocen, pero intuyen sus longevos méritos para ser la protagonista del alzamiento. Continue Reading →

RESACA CON SABOR A MANZANA

Hay ocasiones en la vida en las que uno puede permitirse el lujo de presentarse con ceremonia y boato. Sin reservas ni reparos.

Y hoy es el día.

Esta mañana me he levantado con una formidable resaca, saboreando el regusto de la propia vida casi como si de un reconocimiento post mortem se tratara. Resulta que ayer fue mi cumpleaños. Continue Reading →

OH MI ROMEO

Los roles en las familias se adquieren desde el principio. Críate la fama y échate a dormir. En la nuestra ya tenemos muy asumido que yo soy la austera y mi etiqueta negra el derrochador. De los que se da al lujo y al dispendio con honores en menos que canta un gallo. Su apodo no le ha sido otorgado por casualidad.

A modo de compensación, me embebo rigurosamente en mi papel olfateando cualquier rastro que me conduzca directa a una oportunidad de ser mínimamente ahorradora. Y aunque mi tercero se empeñe una y otra vez en destrozarme la excelente pituitaria que me tocó en gracia al nacer, sigo jactándome de ser una gran sabuesa. Continue Reading →

UNA GRAMOLA CON ESPECIAL AROMA

Lo que intuís es cierto. Tengo hordas de seguidores al más puro estilo “Bienvenido Mr Marshall”. Me cuesta ponerlos en orden y concierto. Se amontonan, de momento no se amotinan. Me leen en su remanso. Comentan sin descanso. Aprovechan cualquier oportunidad para conmigo disfrutar. Y yo… sin enterarme…

Mantienen cubierto, con un manto de silencio, lo grato que les resulta formar parte de esta mi privilegiada fracción, a la que recibo con fanfarria y alfombra roja, cada vez que tengo ocasión.

Cuando hace escasos meses la generalidad era aún más silente, unos pocos en solitario se distinguían. Algunos de manera ruidosa, como la mía, que siempre entro como un elefante en una cacharrería. Otros discretos y sencillos, agazapados detrás de un visillo.

Pero los veo y los vigilo y me pregunto, apretando los dientes, si la curiosidad inocente se convertirá en apego permanente.

Mis ojos, tan torpes como entusiastas y a los que les encanta tirar de nostalgia, quieren creer que sí.

Con mi seguidora número 5 sí.

Continue Reading →

ÁTAME…. BY LA GRAMOLA

Yo, que hace unos años me veía velando por mi ausencia de ataduras y me vanagloriaba de predicar con el ejemplo, me veo a día de hoy con poco y nada de aquella joven. Cualquier vestigio de ella es fruto del ilusionismo barato.

Ahora mismo, ataduras, tengo lo que se dice unas pocas.

Continue Reading →

GRAMOLA A LA HUÍDA

Resulta que mi vena artística se está encontrando poco a poco más que satisfecha. Lo que comenzó siendo un pequeño grupo de lectores incondicionales, ha ido creciendo, como yo, a un ritmo lento, pero seguro.

A mí el señor Google tiene a bien chivarme grandes secretos. Aunque en algunos casos creo que me intenta engañar (ya os contaré por qué) la mayor parte de las veces se confiesa conmigo a gritos haciéndome sabedora de lo que compruebo con enardecimiento es una gran realidad. Tengo fieles seguidores de verdad.

Esto me está llevando a tener un pequeño atasco en la Gramola, algo que no me hubiera podido imaginar jamás. Siempre os digo que la paciencia es la madre de la ciencia y os insto a que no perdáis la fe en la ciencia nunca. Jamás. Tarde o temprano llegará. De verdad, de la buena. Soy mujer de palabra y de palabras, con mucho que agradecer por Cantabria… y Galicia, Madrid, Barcelona, incluso Inglaterra o Argentina…

Pero hoy me debo a ella. En cuerpo y alma.

Continue Reading →