SAN VALENTÍN EN FUENTE TECHADA

Como si de un titular arrojadizo se tratara, Febrero es un mes de recortes. Por una parte, es época de ultimar la poda de plantas y árboles, antes de que la primavera traiga consigo la fuerza de la savia nueva. Por otra, es, por excelencia, el mes de los recortes en los bolsillos, donde poco se puede rascar tras los excesos de las Navidades y las rebajas.  Si se tienen plantas de exterior, seguro que estarán todas tan tiesas, o mustias en el mejor de los casos, como las faltriqueras. Las mías están completamente ajadas y faltas de lozanía. Casi no las siento como propias. Deben ser de otra. No tan ufana, no tan lozana. Continue Reading →

EL SURREALISMO COMO MOVIMIENTO DOMÉSTICO

He de reconocer que llevo queriendo escribir este post mucho tiempo. Quizás mi firme intención pueda remontarse al mes de marzo. Fue entonces cuando hice pública mi predilección. Pero no ha sido hasta hace apenas treinta días cuando he reconocido la necesidad apremiante de apaciguar mi zozobra. Porque lo que vivo desde que se me agotaran los capítulos de la mejor serie que mi provecta persona ha visto hasta el momento en la pequeña pantalla, es un auténtico drama.

Para poneros en antecedentes, House o Anatomía de Grey eran las series que estaban en boga durante mi última etapa como televidente activa. Imagino que con esta pequeña pincelada os costará menos establecer una ratio espacio/tiempo adecuada con la que poder, no sé si explicar, pero al menos entender un poco más lo exageradamente triste que me siento. Continue Reading →