LA FIEBRE DEL ORO LÍQUIDO

A mí me crecen los sueños como si los abonara. Menudo vergel atesoro a mis espaldas. Sospecho que mi propensión a acumularlos es deformación hollywoodiense, y lo de hablar tanto de ellos (ver aquí, aquí, aquí, o aquí) puedo elevarlo a categoría de TOC del que no me rehabilito. Destila efluvios de locura absoluta.

Asumida en carnes propias esta afección (la de soñar) del acervo genético de la modernidad, puedo aludir que participaros de mis ensoñaciones como madre es una tarea bastante fácil. Lo difícil es consumarlas. Como dice alguien que desconozco pero no soy yo: antes de morir es fácil tener un hijo, escribir un libro o plantar un árbol, lo difícil es criar al hijo, que lean el libro o mantener vivo el árbol. Y bajo este axioma tan mundano y existencial se ampara el flujo constante y dinámico de mis sueños no sólo por mi mente, sino por mi boca, tan grande como un buzón. Otra cosa muy distinta es verlos cumplidos. Continue Reading →

HUMOR EN MAYÚSCULAS

No sé por dónde empezar a escribir sin caer en un atropello de alabanzas. Una tras otra se yuxtaponen en mi mente lejos de tocar fin.

En el vasto territorio del humor, donde abundan los desconocedores del refinamiento y buen gusto, es posible encontrar, en ocasiones, algunos seres formidables que conforman una estirpe exclusiva, inimitable y, con alta probabilidad, irrepetible. Solo a ellos, a este selecto grupo de agraciados con lo que para mí es un gran don divino, les dispensaría en caso de que se les ocurriera deambular por la vida con la cadencia y la soberbia intelectual que pudiera desprender un compositor/filósofo erudito de la talla de Mastropiero. Solo a ellos les concedería la descortesía de mostrarse triunfantes. Pero solo a ellos, porque su exuberancia inteligente hace que me olvide hasta de mí misma.

Me refiero, como podéis intuir, a Les Luthiers, grupo de “musicómicos” argentinos.

Si en algún lugar existe una posibilidad menos remota de repetición de tal elenco, desde luego es en Argentina, patria y cuna del HUMOR, con mayúsculas.

Fotografía, agencia EFE

Fotografía, agencia EFE

Continue Reading →

EN PICSA CON UNA BUENA PIZZA ARGENTINA

Dicen de un argentino que es un español, con acento italiano, gusto francés y educación británica. Y como dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición y somos una pareja muy bien avenida que tiende a equilibrar cualquier desequilibrio, lo que mi argentino va perdiendo de acento yo lo voy ganando en gusto, convirtiéndome, como él, en otra “etiqueta negra”. La educación, de momento, procuramos ambos dos no sólo mantenerla británica, sino elevarla a nivel de Lord.

Con esta nuestra negra condición y en aras de transmitir buenas costumbres a nuestra prole, seleccionamos alimentos, y todo lo que tenga que ver con la gastronomía argentina en general, con especial entusiasmo. Es el caso de las pizzas argentinas, características donde las haya. Su masa es más gruesa y esponjosa, fruto de la mayor proporción de levadura. Otro rasgo peculiar es que se acompañan de una gran cantidad de queso (pero mucha). La pizza estrella, además de mi preferida, es, sin lugar a dudas, la fugazzeta (de queso y cebolla).

Dos de mis hijas, pese a que en la tierna infancia no se tienen referencias temporales muy claras, ya han interiorizado que los viernes son un día especial que se debe aderezar con una cena acorde. Abandonamos por un día los platos a la plancha y ensaladas. El brócoli hervido, batuta en mano, da paso, con alfombra roja y clamor popular, a las pizzas argentinas que enloquecen nuestro Spanish paladar.

Somos tan fieles a la patria paterna que si degustamos domésticamente tan exquisito manjar, recurrimos a las prepizzas, o lo que es lo mismo, la base de la pizza prehorneada a la que solamente hay que añadirle los ingredientes y darle un golpe de cocción rápido en el horno. Producto que, como obviamente cabe esperar, adquirimos en un colmado típicamente argentino. Si por el contrario decidimos sacar nuestro espíritu valiente a pasear, atreviéndonos a llevar a nuestros tres vástagos a un restaurante a comer pizza, uno de los sitios a los que solemos acudir es PICSA.

Según nos explicaron estuvieron un año entero experimentando con la masa y la mezcla de quesos para conseguir tan original y logrado resultado, del que se puede disfrutar en un bonito espacio y al compás del reloj comepizzas que flanquea las mesas de los comensales.

¡Merece mención estrella esta increíble fugazzeta!

picsa 1

picsa 2

Picsa 3

Picsa 4

Picsa 5

Picsa 6

Picsa 7

Picsa 8

Picsa 9

Picsa 10

Picsa 11

Picsa 12

13

 

CÁRMINE

Mi marido es un auténtico “etiqueta negra” a todos los niveles. El primero, y más importante, como persona. Es bueno de verdad; y aunque siempre en esta frase el verbo ser y estar son completamente equivalentes a mis enamorados ojos y encandilada alma, en este caso particular me refiero exclusivamente a su calidad bondadosa. Os iré descubriendo poco a poco el surco que ha ido labrando aquí mi amigo para ganarse tan honroso calificativo, no sólo a mi parecer, sino al de todos los que le rodean (que espero así siga, sin tener que retractarme de mi opinión… ).

El segundo nivel de negrura atañe a sus exquisitos gustos, que además de alcanzar su más clara manifestación en la elección de mi ente personal y mi masa corporal, se traduce en un distinguido paladar que le lleva a seleccionar los mejores y más sabrosos manjares terrenales. Y en esas que va y me los muestra; como es el caso de lo que nosotros comúnmente denominamos bollería y argentinamente hablando se identifica como facturas. Continue Reading →