HEMISFERIOS: ALTA EN EL CIELO

Hoy estáis de suerte. Por fin se ha podido materializar una idea que llevaba tiempo queriendo hacer.  Aunque estemos en la recta final del curso y, por lo tanto, casi en la recta final de publicaciones en mi espacio, voy a inaugurar una sección nueva en mi blog de moderna.

Siempre tuve claro el nombre. Lo que no se me revelaba tan cristalino era el contenido.

Uno de los principales nutrientes del blog, amén de mis anécdotas, gustos,  opiniones y canciones que me fascinan, son las diferencias entre España y Argentina. No en vano, el nombre “Entre Madrid y Buenos Aires”  trata, en esencia, de reflejar la existencia de esos contrastes.

De muchos de ellos soy superficial conocedora. No vivir en Argentina y tener un marido que mal que le pese se españoliza a pasos agigantados, convierte en inevitable una asistencia técnica.

El verano pasado ella apareció en escena y a partir de una serie de acontecimientos ocurridos a lo largo del año, tuve claro que ella sería un vínculo fabuloso para poder iniciar la colaboración que estaba buscando.

Hoy inauguramos HEMISFERIOS, una sección donde Constanza nos ayudará a descubrir marcados contrastes entre ambos países.

El primer tema elegido para aparecer en Hemisferios siempre me ha llamado mucho la atención, quizás, sobre todo, porque allí no tenga en absoluto connotación política. Por si aún no os habíais dado cuenta, la política aquí no tiene cabida. Sólo hablamos de usos y costumbres.

Justo esta semana, el día 20 de Junio, fue en Argentina el día de la bandera. Nos pareció una semana muy apropósito para hablar de esta tradición argentina que desde hace tiempo se estila.

Os dejo con Constanza en Hemisferios: alta en el cielo.

Supongamos que hoy es miércoles, un miércoles hábil cualquiera en Argentina. Llego al colegio a las 8.45 de la mañana,  justito para entrar antes que cierren la puerta principal. Busco a mis amigas, caminamos hacia donde está nuestro curso en el patio central y nos ubicamos en la fila. Como no soy muy alta me toca el tercer lugar, adelante están las más petizas y atrás mis compañeros más altos.

Una vez estamos todos los cursos en nuestros lugares, de igual forma adelante en el patio los cursos más bajos y hacia atrás los más altos, hacemos silencio. Hoy le toca a mi curso izar la bandera así que dos compañeras pasan “a la bandera”.

Comienza a sonar la Canción a la Bandera y todos cantamos a la par de la canción mientras las abanderadas van izando la bandera argentina hasta lo alto. “Alta en el cielo, un águila guerrera. Audaz se eleva…” y yo pienso en este momento que repetimos todos los días cuando llegamos al colegio antes de iniciar la jornada. Desde jardín hasta el último año, día tras día.

Pienso en todas las escuelas y colegios de mi cuidad, y del país, que están haciendo exactamente lo mismo que nosotros, ya que en todos se realiza este izamiento grupal de la bandera argentina antes de entrar a clase por la mañana. Es una tradición de más de 100 años iniciada para homogeneizar las escuelas de todo el país, formar sentimiento nacional, patriotismo y respeto a la bandera celeste y blanca.

Una vez la bandera llegó a lo alto y terminamos de cantar nos dirigimos a nuestras aulas para comenzar las clases. La bandera permanece izada durante toda la jornada y al finalizar las clases es arriada y guardada para, al otro día, repetir nuevamente este acto grupal.

De mi paso por el colegio ya han pasado años, pero esta tradición se sigue realizando. En algunos colegios del país ha variado un poco y se iza la bandera en silencio pero en el de mis hijos se sigue rindiendo homenaje a la bandera entonando una canción todas las mañanas para dar inicio al día de estudio.

abanderado

Fotografía: Clarín

También se continúa con el mismo protocolo desde hace décadas en los actos escolares. Cuando se conmemora alguna fecha patria, alumnos y maestros acuden al patio o salón y una vez están todos en formación y en silencio, se da inicio al acto. Entra la Bandera de Ceremonia apoyada en el hombro derecho de su abanderado y acompañada por dos escoltas, figuras de honor y distinción  obtenida por sus méritos. Todos aplauden su entrada y, una vez llegan al escenario o lugar del acto, el abanderado coloca el asta en la cuja y todos entonan el Himno Nacional. Así se inician todos los actos en las escuelas y colegios argentinos, y esto se debe a que la Bandera de la Nación cuenta con la mayor precedencia en el Estado Argentino y por ello se le rinden los honores más altos.

Soy argentina de nacimiento y española por adopción. Saber que en España no existe algo similar fue una sorpresa, imagino que por mi costumbre de cumplir con una tradición durante quince años en los actos y todas las mañanas.


Constanza descripción

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation