GRAMOLA A LA HUÍDA

Resulta que mi vena artística se está encontrando poco a poco más que satisfecha. Lo que comenzó siendo un pequeño grupo de lectores incondicionales, ha ido creciendo, como yo, a un ritmo lento, pero seguro.

A mí el señor Google tiene a bien chivarme grandes secretos. Aunque en algunos casos creo que me intenta engañar (ya os contaré por qué) la mayor parte de las veces se confiesa conmigo a gritos haciéndome sabedora de lo que compruebo con enardecimiento es una gran realidad. Tengo fieles seguidores de verdad.

Esto me está llevando a tener un pequeño atasco en la Gramola, algo que no me hubiera podido imaginar jamás. Siempre os digo que la paciencia es la madre de la ciencia y os insto a que no perdáis la fe en la ciencia nunca. Jamás. Tarde o temprano llegará. De verdad, de la buena. Soy mujer de palabra y de palabras, con mucho que agradecer por Cantabria… y Galicia, Madrid, Barcelona, incluso Inglaterra o Argentina…

Pero hoy me debo a ella. En cuerpo y alma.

Poneos en situación. Dos madres de tres. Casi de la misma edad (aprox… evidentemente soy más vieja yo, quien si no….). Compartir rutinas hace años ya. Mismo estilo (ese que un día tuve y nos llevaba a tener prendas de ropa iguales sin planearlo; ella lo conserva). Mismo complejo de Electra mal resuelto ¿Hay algo que pueda unir más?

Sí, os lo aseguro. El poder de unión de la “sin hueso” es brutal.

Con nocturnidad y con total alevosía hablamos algunos días. Esos en los que ya no podemos más. Ni con lo humano ni con lo divino. Y en lugar de darnos al vino, no por falta de ganas, nos damos al femenino arte del desahogo verbal. Apártense ya. Los vamos a arrollar. Sin miramientos. Es imperiosa necesidad. Mañana con la luz del día dulcinea volverá a rebrotar.

Y es que con ella es una auténtica gozada. Ni fingidas fachadas ni tener a mano la recortada. Ni familias inmejorables, ni mujeres impecables. Somos de las del montón. De las que tenemos días muy perros y hasta lo admitimos, no a quien no debemos, a ver si hasta se van alegrar. De las que son conscientes de que vivir la vida propia es lo suficientemente difícil como para dejar que los demás la vivan por ti o querer vivir la de los demás. De las que son realistas, no de revista. De las que son tan transparentes como grandilocuentes. De las mías, por si no lo habíais notado…

Mis errores literarios me revientan; los de la vida me desalientan, pero con ella te recompones a golpe de hilo o hebra. No damos puntada sin hilo. No estamos para desperdicios. Que criar a tres exige muchos recursos, incluso de tiempo.

Y además nos reímos con un estrépito comedido, no vaya a ser que despertemos a los niños.

Me sigue desde el origen. Siento la presencia más pura de su talle y su figura. Me lee, me acompaña y apostaría que hasta hace campaña. Sólo ella sabe verbalizar lo que una artista quiere escuchar de verdad: “siempre entro con ganas de leerte más y más, tienes el don de despertar las ganas de volver a entrar”.

No os tengo que explicar más…

Os aseguro no ser una chica fácil, pero ella me tiene en el bote. Y yo a ella en el mío. Gran amor correspondido.

Hoy mi querida Sofía, ya que el año comienza con tu cumpleaños, mi moneda de la Gramola va especialmente dedicada a ti. ¡Felicidades mi jovenzuela y fiel seguidora! Que cada año que cumplas te siga sentando así de bien. Realmente bien. Y que lo sigamos compartiendo en la realidad, ese lugar al que no nos hace falta ni subir ni bajar.

Tras la temporada navideña con la familia propia y política en casa, con los niños sin colegio, los excesos de comida, la vuelta a la rutina, etc… auguro una llamada seguro.

Y cualquier día de estos tras la llamada, y antes de la maitinada, terminamos juntas corriendo como locas al grito con el que hoy os sorprendo:

¡Catch us if you can!

Por si los lectores tenían alguna duda, yo soy la alta, menos rubia y tetona… porque ya os comentaba que soy de las del montón…

One Thought on “GRAMOLA A LA HUÍDA

  1. Sofia on 8 enero, 2016 at 6:08 pm said:

    Ohhhhhh Mery!!!!!!!
    Me has emocionado!!! Qué regalo de cumpleaños mas inesperado y bonito!!
    Dicen que la amistad de verdad y la conexión verdadera es aquella que hace que, sin verte en tres años, te veas como si ayer mismo hubieras tomado café, y esa familiaridad y confianza es la que siento contigo. La amistad que te relaja, que te deja ser tú! Hay algo mas bonito que una amiga que te deja ser tú?
    Mil gracias por seguir ahí año tras año!!!
    Un millón de besos!
    Tu fiel seguidora…. Y admiradora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation