ENTRE MADRID Y BUENOS AIRES ESTÁ HOLLYWOOD…

Desde bien chiquita, que diría una argentina, el espíritu hollywoodiense invadía mi ser. No en vano, cuando en el colegio la maestra nos invitaba a plasmar en grandes obras pictóricas nuestras futuras ambiciones profesionales yo dibujaba una pareja “agarrada” (como volvería a decir una argentina) de la mano, en un escenario que parecía ser la calle. Ni corta ni perezosa le plantaba dos rombos en la esquina, señal indiscutible de que quería ser artista. Para los foráneos y las criaturitas que desconozcan esta antigua simbología, era la que se usaba para clasificar un programa que no podíamos ver los niños.
ENTRE MADRID Y BUENOS AIRES ESTÁ HOLLYWOODAunque mi carrera se vio truncada tras un par de obras de teatro en el cole y nunca he tenido ni el más mínimo resquemor por haberla abandonado, creo que me sigue gustando el mundillo de la farándula. Tanto es así, que incluso busco rodearme de los que en él habitan. Desde siempre le compro el pollo a Demi Moore, estoy casada con Richard Gere, soy hija del detective de Twin Peaks, el ginecólogo que trajo al mundo a mi hija mayor es Ed Harris, la enfermera que me cuidaba por las noches en el hospital durante dos meses en los que tuve que ejercer de incubadora postrada en una cama (esto dará para un post muy largo…) es la fabulosa Scarlett Johansson, un representante de un proveedor de la empresa donde trabajo es John Goodman y, aunque muchos no lo sabéis, Morgan Freeman, además de actor, es un gran médico argentino y en la intimidad le llamamos Oscar. Así podría estar enumerando a una buena ristra de famosos que me persiguen.
ENTRE MADRID Y BUENOS AIRES ESTA HOLLYWOOD

Pues en este farandulerar, estoy contrastando, con evidencia empírica, que hemos engendrado unos hijos que apuntan grandes maneras de artistas.  La mayor es la gran emuladora de Forrest Gump, está todo el día corriendo. Cualquier movimiento lo hace con el ritual de la carrera, y además, le pasa como a él, que se introduce tanto en el papel, que no se percata de cosas obvias. Así como Forrest se olvidaba de hacer pis, mi hija se olvida de que hay paredes y se las traga de frente. La mediana es la que más registros tiene. Tan pronto se muestra como la nueva Marilyn Monroe, con su melena rubia y su sensual caída de ojos, como Vivien Leigh en sus mejores momentos de Escarlata O’Hara, llorando y poniendo a Dios por testigo de que nunca volverá a pasar hambre. Y por último, acojo en casa al único e irrepetible Jack Nicholson en el papel estelar del maniático Melvin Udall de la película Mejor Imposible. Lo que para unos es andar sin pisar las rayas de los baldosines, comer siempre en la misma mesa y con cubiertos de plástico o girar tres veces el cerrojo de la puerta, en mi casa se traduce en dormir sí o sí con la mano metida dentro de mi manga, meterse el chupete después de cada bocado o según lo levanta en brazos una mujer, meterle la mano en la pechera hasta que toca el fondo adecuado y deseado.

No es que me incomode albergar tal elenco en mi hogar, pero preferiría evitarme los golpazos de la mayor, el sufrimiento gratuito de la mediana o el sonrojo que siento cuando mi hijo le toca la teta a una desconocida. Más allá de eso, todo está perfecto.

Como dice la voz en off al final de la película Pretty Woman: “Sigan soñando, esto es Hollywood”

 

5 Thoughts on “ENTRE MADRID Y BUENOS AIRES ESTÁ HOLLYWOOD…

  1. Cochú on 4 mayo, 2015 at 11:33 pm said:

    De oscar, en serio.

  2. CAleman on 5 mayo, 2015 at 3:01 pm said:

    Aunque lo vivo en directo muchas veces, todavía estoy riéndome con las historias de los “artistas”.

    Tú también hubieras hecho “carrera” en ello si hubieras querido, ya que apuntabas maneras de sobra, aunque Catalina, pareciéndose mucho a ti, te supera. Creo que, como te he dicho en otras ocasiones, deberíais llevarla a clases de arte dramático porque estoy segura de que llegaría a lo más alto.

    De cualquier forma, creo que los tres van a llegar a lo mejor porque, pasión de abuela aparte, ellos son tan lindos y especiales que harán todo aquello que se propongan.

  3. Marta on 6 mayo, 2015 at 1:07 am said:

    Entre Madrid y Buenos Aires… O como ver la vida siempre divertida!!!

  4. Que cinematográfica forma de verlo, vaya tres pedazo actores tienes en casa!!!

  5. Pingback: LITERATURA A LA ARGENTINA | Entre Madrid y Buenos Aires

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation