DESPEDIDA A LA NAPOLITANA

Cuando creía que algunos de mis propios récords no los podía volver a batir, hace dos días me descubro recordando que yo tenía un blog en el que solía escribir y al que no me dedico desde hace casi dos meses. Soy una bloguera de cuarta.

Os podría decir que desde el veinticinco de mayo, fecha en la que se celebra el día de la patria en Argentina y en la que escribí el último post, he estado tremendamente liada, liadísima, ahogada por tempestades de planes y tareas. Podría alegar todo un certero repertorio de excusas capaces de dar matarile al blog en un santiamén. Pero no estaría más que engalanando una trola como un piano, porque la verdadera realidad es que he sido secuestrada por el plácido devenir de los días, por el atractivo del sosiego, por el enganche del “desenganche” o la desconexión.

Continue Reading →